Reforma de casa en Sant Feliu de Llobregat

PREEXISTENCIAS

Las edificaciones en tejido suburbano no son parte ni del tejido de casco histórico de la ciudad ni del ensanche. Normalmente en Barcelona y los pueblos periféricos este tipo de edificaciones se desarrollaron a finales del siglo XIX o principios del siglo XX y se caracterizan porque aparecen aprovechando las vías de entrada o salida de la ciudad ya que esto permite al promotor de la obra aprovechar las calles ya hechas.

Otro de los motivos por el que se situaban en las arterias de comunicación de los pueblos es que tenían una actividad económica asociada a la vivienda e interesaba tener visibilidad comercial (muchas propiedades tenían en la planta de abajo la tienda abajo y arriba la zona de vivienda) Es muy interesante como esto dió lugar a unas edificaciones como “churos”, es decir parcelas muy alargadas con poca fachada. Es decir, tenían poca fachada porque todos los que se situaban allí competían por tener más fachada a la calle; la calle pues se convertía en lo más valioso, mientras que el espacio trasero valía menos ya que era básicamente campo. Así que el crecimiento de estas casas se realizaba siempre hacia atrás, hacia el patio de atrás.

Este tipo de edificaciones eran pues alargadas, y además normalmente crecian desordenadamente y sin planificación. Se ampliaba la casa medida que se iba aumentando la familia y había disponiblidad económica. Las ampliaciones dejaban habitaciones sin luz, y como se iban agregando diferentes volúmenes, las resoluciones constructivas entre ellos eran deficientes generaban muchos problemas de humedades, de disconfort térmico, etc.

OBJETIVOS

El principal objetivo de este proyecto de obra de reforma es solucionar los problemas que se han identificado bien en la fase previa de análisis de preexistencias.

  • La anchura limitada de la edificación.
  • La falta de luz natural en la construcción actual.
  • Problemas constructivos

Estos problemas nos daran como objetivos finales los siguientes:

  • Generar espacios amplios en los que se perciba la máxima anchura de la parcela. Los pasillos tendrán poca importancia en la distribución, se encadenaran los espacios en diagonal o en una sucesión al hilo
  • Se incorporará un gran patio central, muy acristalado, que permitirá aportar luz del Sur al interior de la casa. Asimismo se construirán lucernarios en la cubierta que aporten luz indirecta a los espacios
  • Se aislará térmicamente el suelo, la cubierta y las nuevas fachadas. Las carpinterías antiguas de madera se restauraran, las nuevas tendrán unas prestaciones adecuadas. Se impermeabilizaran suelos y cubiertas.

MATERIALIZACIÓN

La distribución de la casa

La casa distribuye el siguiente programa funcional, un despacho independiente en la entrada, una sala de estar comedor y una cocina, un dormitorio.

La distribución se realiza separando la parte de despacho de la vivienda propiamente con dos entradas independientes y dos baños asociados a cada una. El despacho, lógicamente, como va a tener un caracter de atención al público está situado en la entrada. Una vez se accede a la parte de día de la casa se entra en un estancia grande con un patio completamente acristalado en la parte central que separa el estar del comedor y de la cocina.

El desnivel existente en la casa antigua se ordena para que se generar escaleras en los sistios adecuados: entre el vestíbulo y la sala permite que la sala de estar domine visualmente al vestíbulo. Entre el dormitorio y la zona de estar. Las escaleras siempre son de 3 peldaños y un desnivel de 45 cm, y estan separadas prácticamente por la misma distancia, aportando un ritmo al recorrido interior de la casa.

En esta reforma el patio es el elemento central de la casa, hay un abedul frente al dormitorio y una hiedra en el muro. Las cubiertas vierten las aguas sobre el patio con dos grandes gárgolas de acero galvanizado. El patio separa el comedor de la sala de estar a un lado y otro, y deja un pasillo muy amplio que aloja la cocina. El patio está en el centro porque es una habitación más.

Se utilizan rasillas cerámicas de formato catalán 14 cm por 28 cm en toda la casa, que contrastan con la homogeneidad y el gris del hormigón fratasado. Las rasillas, de color rojo, contrastan como una alfombra sobre el gris y estan colocadas en una combinación variada de aparejos: a espiga, al tresbolillo, a hilo, etc.

El hormigón antiguo visto, aporta una textura interesante a la vez que recuerda parte de la historia de esta casa.

La casa, autoconstruida, hecha por antiguos trabajadores de la cementera de Cementos Molins, que utilizaban restos de cemento para construir sus casas, permite ver en varios muros descubiertos los grandes bloques de hormigón que se construyeron. El hormigón que hicieron, sin embargo no era de muy buena calidad, y se ha tenido que fijar con productos de látex ya que se utilizó muy poco cemento y mucha arena.