El radón en la edificación

Qué es el radón y qué enfermedades provoca

El radón es un gas radioactivo que proviene generalmente del subsuelo y tiene orígen natural. Está integrado normalmente en rocas y podemos encontrarlo también en el agua. Normalmente es más usual encontrar mayores concentraciones en rocas y subsuelos eminentemente graníticos.

Después de muchos años de alertas científicas, la Unión Europea ha forzado a España a tomar medidas. Estas medidas, como veréis al final del artículo son el nuevo Documento Básico de Salubridad (normativa de edificación) Lógicamente, el radón nos afecta en los lugares donde el aire se mueve y renueva menos, es decir, en los edificios que habitamos como escuelas, bibliotecas y mayormente las viviendas. Por este motivo es fundamental intervenir en la edificación para protegernos del radón.

La OMS en este artículo de 2016 ya advertía de los peligros (provados cientificamente) del radón y de las medidas que deberíamos tomar para evitarlo. La enfermedad que provoca es el cáncer de pulmón y tiene un impacto notable en las estadísticas de esta enfermedad.

El radón es la segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaco.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud)

En España el radón, como nos indica en el mapa inferior el Consejo de Seguridad Nuclear, está más presente en unas zonas que en otras, concentrándose mayormente las zonas problemáticas en la parte occidental del país. También tenemos zonas con radón en la costa de Barcelona y Pirineos.

Fuente: Consejo de Seguridad Nuclear

Las principales causas del cáncer de pulmón son el tabaco, el gas radón, el asbesto, la polución del aire y la genética. Cambiando nuestra edificación, en la construcción de nuestras casas y en las reformas de ellas, mejorando la calidad del aire en las viviendas, podemos influir en casi todos los factores que causan esta enfermedad. Ahora veremos cómo.

¿Por dónde entra el radón en nuestra casa?

Como vemos en la imagen inferior el radón puede entrar en nuestra casa de diversos modos. A continuación hacemos un listado no exhaustivo:

  • A través de agua de los pozos (recordemos que el agua, igual que el aire también puede estar contaminada de radón) aunque la ingesta de agua no está provado que provoque patoligías sí que se ha comprovado que el radón en el agua es altamente volátil.
  • A través de fisuras en suelos o muros de contención
  • A través de materiales porosos en contacto con el terreno
  • A través de las juntas de suelos con cimentaciones y otras juntas constructivas.
  • Por cámaras de aire no ventiladas en contacto con el terreno
  • Por los conductos de instalaciones que hacemos pasar enterrados

Fuente: United States Environmental Protection Agency

De aquí, de conocer de dónde viene y por dónde puede entrar el radón se puede acotar las zonas o ámbitos de la edificación más afectadas: bajos de viviendas o escuelas (sitios de ocupación más o menos permanente), casas sin cámaras ventiladas en el suelo, espacios enterrados, sitios en ámbitos geográficos con presencia de radón donde se utiliza el agua dels subsuelo sin precauciones.

Si vives en un piso o casa que no tiene ningún contacto con el terreno (sin muros de contención, ni sótanos, ni suelos en planta baja) no tienes porque preocuparte

ITE ARQUITECTES

Cómo podemos evitar el radón

Las soluciones para construir una casa o rehabilitar una vivienda que nos proteja contra el radón son variadas:

  • Se colocan barreras contra el radón y se sellan todas las fisuras o pasos por donde el radón pueda acceder a nuestra vivienda
  • Se construyen cámaras ventiladas que disipan la presencia del radón bajo nuestra vivienda
  • Se mejora la ventilación dentro de la vivienda, evitando que las tasas de radón lleguen a extremos perniciosos para la salud (la OMS lo establece en 300 Bq/m3) si te interesa lee este artículo sobre los tipos de ventilación en los edificios, o este otro artículo sobre los filtros para impedir que los agentes patógenos entren en nuestra vivienda.

Existen sistemas de ventilación y muchos fabricantes como Soler Palau que tienen en su catálogo elementos que nos sirven a los técnicos, arquitectos e ingenieros sistemas para realizar correctamente una evacuación del radón en nuestras viviendas.

El mejor momento para protegerse del radón es el momento en que se proyecta la obra de la vivienda. Ya sea una reforma, rehabilitación o obra nueva.

ITE ARQUITECTES

Qué actuaciones constructivas se deben realizar

Este tipo de actuaciones, dado que implican modificaciones constructivas de suelos o paredes, es conveniente hacerlas cuando nos planteemos rehabilitar, reformar o construir de nuevo nuestra casa. Hablamos de obras con mucho ruido y polvo, no son actuaciones sencillas. Nosotros desde ITE ARQUITECTES realizaremos un proyecto que permita evitar el radón en tu vivienda.

Espacios ventilados bajo el suelo de la planta baja o contra el terreno

Este es el método más efectivo, contra lo que pueda parecer, las barreras contra radón consistentes en láminas específicas se pueden deteriorar con el tiempo. En cambio un buen sistema de ventilación del espacio de cámara de aire bajo el suelo o el muro de contención dificilmente se deteriorará. Se recomienda que la ventilación de estos espacios se realice hacia la cubierta. Para no perjudicar los espacios donde se puede estar en el exterior.

Solera ventilada mediante casetones tipo iglú

Este elemento se forma principalmente con un encofrado perdido (casetones tipo “caviti” o “iglú”) que tienen cuatro patas, están normalmente fabricados con polipropileno. Sobre ellos se vierte el hormigón de la solera. En la parte inferior estos casetones dejan una cámara de aire (existe una variedad de alturas en función de las necesidades del proyecto)

Aquí encontraréis diversos fabricantes: daliform, caviti

Casetones para la creación de soleras ventiladas en suelos en contacto con el terreno

Forjado sanitario ventilado

El forjado sanitario es un suelo sin apoyos intermedios, formado por un forjado unidireccional que cubre con viguetas y casetones el espacio entre muretes de carga. Bajo esta estructura queda una cámara que se deberá ventilar mediante aberturas en los muretes y las fachadas perimetrales y/o conductos y chimeneas a cubierta.

Foto forjado sanitario. Fuente: constructora SELYMOR https://www.selymor.com/

Cámaras ventiladas tras los muros de contención

Igual que las cámaras sanitarias y soleras ventiladas, conforman la parte más efectiva en el sistema de protección contra el radón. En la imagen inferior vemos como se podría realizar una ventilación de un muro de contención por el exterior. También se podría realizar por el interior con las típicas cámaras bufas pero habría que cuidar de no introducir el radón en el interior del espacio habitable y llevarlo por conductos a cubierta.

Foto detalle de muro con pantalla de bloque hormigón en el trasdós

Barreras contra el radón, láminas específicas

Normalmente son láminas de alta densidad. Ya sean asfálticas o EPDM. Recientemente hemos visto como los fabricantes de láminas empezaban a poner el nombre o aplicación “barrera de vapor” a láminas que ya producían con otro nombre para otras aplicaciones.

Fuente NECOFLEX http://www.necoflex.ie/

Espacios de descompresión

Se les llama así a cavidades que recorren el espacio a proteger y que estan formadas por hoquedades que conducen el radón hacia conductos donde será evacuado

Foto donde se combina espacio de descompresión y barrera de Radón. Fuente Chova https://chova.com/

Por fin existe una normativa en España

Recientemente (año 2019) se ha publicado la modificación del Código Técnico de la Edificación dónde se incorpora al documento básico HS de Salubridad este apartado: HS6 Protección frente a la exposición al radón.

La normativa española divide en 2 zonas los municipios españoles con riesgo: municipios en la zona I y municipios en la zona II.

  • Los municipios de la zona I (con menos riesgo) se les exigirá a los edificios que tengan una barrera de protección de radón entre terreno y locales habitables.
  • Los municipios de la zona II (más riesgo) tendrán que disponer de esta barrera de protección y además un sistema adicional que puede ser un espacio de contención ventilado o bien un sistema de despresurización del terreno que permita extraer los gases provinientes del terreno antes que lleguen al interior de la vivienda.

En el Apéndice B de la normativa puedes consultar si el municipio donde tienes tu casa o piso está afectado. Por ejemplo, nosotros tenemos el despacho en Sant Feliu de Llobregat, Barcelona y en efecto está dentro de la zona I así que deberíamos poner como mínimo una barrera de protección contra el radón.

En caso de realizar una reforma o rehabilitación con ampliación, es en la parte ampliada de esa casa donde sería obligatorio establecer las medidas que describe la normativa. No es obligatorio hacer la adaptación en toda la casa.

Extracto Apéndice B CTE DBHS6 protecció contra el radón

Existen medidores de radón

Pero no os preocupéis en exceso, la ventaja de conocer esta amenaza para nuestra salud es que podemos tomar medidas: reformar nuestra vivienda o construir bien desde cero nuestra casa. El primer paso para tomar medidas es saber los niveles de radón con los que convivimos y para eso existen aparatos.

La normativa española también contempla la obligación de realizar mediciones y establece unos protocolos para ello. Como decíamos, existe en el mercado una oferta amplia de aparatos a precios relativamente asequibles, por ejemplo, en el enlace que adjuntamos aquí se puede comprar un medidor en Bq/m que son las unidades de la norma y a las que se refiere la OMS por un precio menor a 200 euros.

Una respuesta para “El radón en la edificación”

Los comentarios están cerrados.